Guía de autosuperación – Parte I (Para madres frustradas)

Aún retumba en mis oídos de 10 años, el estallido del plato de espaguetis estrellado contra el parquet y tan sólo 25 años después, comprendo el por qué  de semejante brote psicótico que llevó  a mi madre a desparramar furiosamente los tallarines recién servidos. Es que una lleva arrastrando la presión de ser madre perfecta desde que el niño  asoma su cabeza al nacer y por supuesto que nadie te prepara para ésto.

frustracion

Tampoco existe un manual de usuario que te explique cómo convencer a un niño de 2 años que debe ponerse sus zapatillas para poder salir y es bien sabido, que cuando no tuviste un buen día, la paciencia se consume en fracciones de segundos y cuando la paciencia se me agotó a mí, terminé revoliando la zapatillita, con tanta mala suerte que atravesó la ventana y cayó en la cabeza de una vecina que pasaba.

Esos mismos ojos infantiles que miraban confusos  a mi madre tiempo atrás, hoy me miraban a mí con el mismo desdén y su mismo sentimiento de frustración se repetía hoy  en mi interior. Pero no conforme con ésto, también se vino el sermón de la vecina, que estoy segura, no va a perder la opotunidad de  volver a recordarme el daño que podría haber causado y doy gracias al cielo que no le partí los lentes y mucho más por la dentadura que hoy día cuesta fortunas.

 bebe3

Pero claro que los niños no son culpables de los apuros maternos, ellos son inocentes espectadores de una escena de tiempo real. Así que, como mi culpa me carcome, intento revertir mi mala acción y siguiendo los consejos de mi psicoanalista, escribí una lista que me guiará hacia mi autosuperación. Vuelco aquí las reglas básicas que me conducirán a ser una Madre Casada PERFECTA:

  1. No explotaré en furia nunca jamás.
  2. Sin importar como haya sido mi día, yo sonreiré, sonreiré y sonreiré.
  3. Adoraré a mi suegra como a mi propia madre.
  4. Estaré siempre felizmente dispuesta al coito marital.
  5. Trabajaré, cocinaré, limpiaré, plancharé y por supuesto… sonreiré
  6. Dormiré el tiempo que la suerte y los niños dispongan y aunque deambule como un zombie, yo siempre sonreiré.
  7. Cuidaré mi figura, mis modales y mi salud mental.
  8. No repetiré los mismos errores que mi madre y nunca la culparé a ella por los mios.
  9. No desearé los viajes ni la soltería de mis amigas.
  10. No criticaré a otras madres y  si por casualidad  me critican a mi, yo simplemente… SONREIRÉ

Nota: Si alguna vez cumpliste alguna de ellas, por favor: Dime como hiciste??!!